miércoles, 31 de octubre de 2018

Escena de Versos envenenados, 17


            Solo con verlos una vez podría reconocer la voz de cada empleado entre cien, y asoció inmediatamente a esa voz un nombre y un rostro. Y también fue capaz de relacionar cualquier nueva que durante la presentación se pusiese sobre la mesa, tales como soltero o soltera, casado o casada, hijos o no hijos. Todo. Era capaz de archivar tan variopinta información para cuando, en un futuro, la necesitase. Y él se atrevió a preguntar detalles más profundos, como si eran de Murcia o de otra ciudad, si los niños iban al instituto, si el marido o la mujer trabajaban, etc.
            ¡Y qué confiados eran todos! En seguida hablaban y hablaban. ¡Tenían tanta necesidad de ser escuchados! De contar los éxitos escolares de sus hijos o los éxitos profesionales de sus respectivas parejas, de si vivían en Molina de Segura, o en Beniaján, o en Alcantarilla, o en Puente Tocinos.
Publicar un comentario