viernes, 11 de enero de 2013

Telón

No puedo olvidar
los pasos dados en una dirección
ni los desandados
buscando un manantial
de agua clara y pura
de nieve blanca,
donde las armas
sean de juguete,
donde me espere
mi anciana abuela
con el pelo
recogido en moño.
¿Lo encontraré?
Quiero que antes
de cerrar este poemario
escuches el ruido
del tapón salir
del cuello de una botella
de faustino perezono.
Este es, lector,
el telón de Crepusculario.


Francisco Javier Illán Vivas
Crepusculario
PD: Con este poema se termina la subida de los que contenía el libro Crepusculario, publicado en 2007, que salió de imprenta el día de mi cumpleaños, el 20 de octubre. El primer poema lo subí a este lugar el 11 de noviembre de 2011, y en 2012, lo digo por que la cito, falleció mi anciana abuela, mi abuela Ángeles.