viernes, 22 de enero de 2010

Hablando de libros con José Cantabella


José Cantabella, Murcia, 1963, es autor de los libros de relatos: Amores que matan, 2003; Historias de Chacón, 2005; y Llegarás a Recuerdo, 2007. Sus relatos y poemas han aparecido en diferentes antologías y revistas especializadas.

Es director del programa literario La Torre de Papel de Onda Regional de Murcia. Codirector de la revista literaria Lunas de papel, además coordina desde hace cuatro años el Premio Libro Murciano del año y de la crítica. Desde hace diez años vive en Molina de Segura.

Afán de certidumbre es su primer poemario publicado.
--------------------------------------------------------------------------


Pregunta.- Siempre has mostrado un enorme respeto hacia la poesía, y dentro de ella, hacia los poetas. Pero finalmente te has decidido, no ya por ir publicando tus poemas en diferentes revistas de creación literaria, sino por recoger parte de tu producción poética en Afán de certidumbre.

Respuesta.- Así es, siento mucho respeto por la poesía, y he pensado mucho el publicar estos poemas, ya que soy muy pudoroso en ese sentido, y desnudarse delante del gran público crea mucho respeto, pero al final me decidí, siempre animado por algunos amigos que los habían leído y me dieron su aprobación, amigos a los que le debo mucho como persona y como escritor. También creo que era necesario en mi obra que existiera un equilibrio, ya que “Afán de certidumbre” trata de poner realidad en ese conjunto de mi escritura, por tanto también había una necesidad imperiosa de hacerlo, debo de decir que este poemario es un conjunto de poemas muy realista.


P.- Este paso, supongo, es el cumplimiento de otro de tus sueños, que hablamos una noche de domingo, mientras aguardábamos el inicio de La Torre de Papel. No sé si recordarás que citaste la poesía, la dirección de una revista literaria y una editorial. Los dos primeros sueños ya están cumplidos.
R.- Es cierto, este es un sueño cumplido, yo tenía la ilusión de publicar un libro de poesía y ese objetivo ya está cumplido; en realidad debo de decir para ser sincero que he llegado mucho más lejos de lo que yo jamás hubiera pensado, lo digo en el sentido de que hace muchos años me propuse como ilusión publicar un libro, y con este llevo ya publicado cuatro (tres de narrativa y ahora este de poesía) por tanto estoy muy orgulloso al respecto. Es para mí un honor el saber que he publicado además lo que yo he querido, me reconozco muy satisfecho. Lo de la revista ya está cumplido también pues vamos por el número cuatro
y lo de la editorial está ahí pendiente, y espero algún día materializarlo.


P.- “...los versos que ahora lees/ no han sido por mí creados./ Es mi amada, mientras duerme,/ quien los recita/ entre sueños./ Yo tan sólo los escribo/ a su dictado”, ¿no es acaso una máscara sobre la que te escondes en esta nueva faceta creativa.
R.- Yo siempre me escondo detrás de lo que escribo, siempre estoy como en un segundo plano, y estoy convencido que hay alguien que me dice lo que debo de escribir, porque a veces pienso que por mí sólo sería incapaz, la verdad que la creación literaria es muy caprichosa, y lo de que de pronto te venga a la cabeza un relato o un poema es una cosa muy misteriosa, jamás sabremos ninguno de los que escribimos cual es el mecanismo interno que desemboca en el acto de escribir, es algo, insisto, muy misterioso. Además detesto los escritores que están todo el día mostrándose, que acuden a todos los actos culturales, que quieren estar siempre en primera línea, me parece absurdo perder energías en ese sentido, prefiero esta en mi casa tranquilo, por ejemplo leyendo un libro, o disfrutando de mi familia.


P.- Tu poemario ha sido muy bien acogido por relevantes críticos literarios y por amigos y amigas, muchos de ellos poetas de reconocidos internacionalmente.
R.-Estoy muy sorprendido por esto, ya que el libro ha tenido una acogida extraordinaria, no sabría explicar por qué ha ocurrido esto, debe de ser que los poemas están bien escritos, pero pienso principalmente que lo mejor de estos poemas es su sencillez y la lucha del poeta por que no hubiera retórica en ellos; esa era mi gran obsesión cuando los escribí, luego hay otros elementos en ellos que también aportan cosas al libro, como la cercanía con el lector, y el afán de conectar con esos lectores. De todas maneras es muy difícil de explicar por qué gusta un libro, eso realmente lo deberían de explicar los lectores, que aquí son los protagonistas y a quien va dirigido el libro. El lector es el gran destinatario de la escritura, que nadie diga qu
e uno escribe para sí mismo, no, el poeta escribe para que lo lean y cuanta más gente mejor, esa es la realidad.


P.- ¿Algún consejo en el que hayan coincidido los amigos y críticos tras la lectura de tu poesía?
R.- Pues lo que más me han dicho es lo que anteriormente comentaba, la sencillez y la poca retórica de los poemas, y luego otra cosa que han destacado es la gran relación existente entre mis relatos y mis poemas, y en esto eso y también muy de acuerdo, y además me alegro porque así se puede ver todo lo que yo he escrito en su conjunto, no hace falta hacer distinciones en un sentido o otro, además yo entiendo mi obra como un enorme poema en el que cabe narrativa y poesía.


P.- En este libro las ilustraciones de Francisca Fé Montoya son un elemento sin las que, ahora leído y contemplado, no sería el mismo, ¿no lo crees?
R.- Estoy totalmente de acuerdo, el trabajo de Francisca Fe ha sido extraordinario, desde el principio entendió perfectamente los poemas, por eso las ilustraciones aumentan el valor del poemario, porque el libro presenta unos poemas ilustrados o unas ilustraciones escritas, y para ser franco esta artista de Calasparra es una de las más destacadas pintoras de nuestra región. A Francisca le estoy muy agradecido por este trabajo y por otros, ya que ella ha ilustrado todos los libros que he escrito.


P.- En tu obra, de la cual he tenido el placer de leer todo lo publicado, y no sé si te lo pregunté en alguna de nuestras anteriores entrevistas, también es destacable la presencia de tus amistades. Ya sean relatos, como en anteriores publicaciones, o poemas, como en esta, hay muchas dedicatorias a ellos, nombres que, con el tiempo, a tus lectores se nos hacen familiares.
R.- La verdad que uno de los grandes placeres de la escritura es poder dedicársela a los amigos, eso es un privilegio, el saber que en otro lado está un amigo leyendo un relato o un poema tuyo, eso es para alguien como yo que valora mucho la amistad, un placer, y la verdad es que siento muy orgulloso de tener muchos y buenos amigos. Y lo seguiré haciendo, tengo muchos poemas y relatos que ya están dedicados en el cajón esperando su oportunidad, esperando a otros amigos.


P.- Me gustaría conocer un poco tu proceso creativo en torno a la poesía. ¿Cuándo sabes si un verso es bueno o malo?

R.- Yo creo que trabajo siempre por intuición y creo que el aspecto intuitivo es muy importante, esto me imagino que tiene que ver también con la lectura, yo antes que escritor soy lector y de hay viene la intuición, me imagino que po
r las muchas lecturas que llevo ya realizadas; y esto debería de aplicárselo mucha gente, antes que escritor hay que ser lector, de esta forma muchos escritores se lo pensarían antes de publicar, pues a veces se encuentra uno con autores que creen que vale todo y esto no es así. Es muy importante sobre todo leer a los grandes, yo en ese sentido me siento satisfecho de haber hecho importantes lecturas, de haber leído a los Clásicos del siglo de oro español, luego los contemporáneos y después leer la poesía actual en la que hay grandes autores, debo de decir que en Murcia tenemos una escuela de poesía excelente, con autores actuales como Eloy Sánchez Rosillo, Dionisia García, José María Álvarez, Ginés Aniorte, Pascual García, Ángel Paniagua, Aurora Saura, José Antonio Martínez Muñoz, Cristina Morano y otros muchos más.


P.- ¿Cómo, y por qué, agrupas o distribuyes los poemas?
R.- En Afán de certidumbre yo lo tuve claro desde el principio, agrupé los poemas que temáticamente y estructuralmente tenían unidad, y así lo hice, y creo que hay un tono común en todos ellos, estas cosa el escritor debe de verlo desde el principio, uno debe saber que un libro de poesía debe de tener unidad y coherencia, de todas formas me dejé aconsejar por los amigos, en esto me ayudó principalmente el gran poeta murciano Ginés Aniorte, al que le estoy muy agradecido, también conté con la ayuda de dos grandes amigos y escritores como Dionisia García y Pascual García


P.- ¿Cuánto tiempo dedicas a la faceta creativa?
R.- Yo escribo por impulsos, a veces estoy sin escribir un mes y luego todo se concentra en periodos de tiempo y ahí escribo de forma compulsiva, soy a veces capaz de escribir durante dos o tres semanas sin parar, ocupando prácticamente todo el tiempo libre que tengo. En el plano de la escritura soy muy obsesivo, cuando tengo en la cabeza un relato o un poema hasta que no lo acabo, no paro, estoy todo el tiempo pensando en ello, es como digo, una obsesión, algo que a veces me domina y no es fácil de aplacar.


P.- No te prodigas mucho, pero eres constante. Desde el 2003, cada dos años sacas un libro. Me parece que estás en la línea que nos apuntaba, en una anterior entrevista, Blanca Andreu, quien nos decía que publicar un libro al año a toda costa para estar en el candelero va en detrimento de la obra, que ella usa mucho la papelera: hay que pensárselo mucho para poner en el papel algo que merezca la pena ser leído.
R.- Yo he publicado como bien dices un libro cada dos años, yo creo que esto es una buena idea, publicar muy a menudo pienso que debe de desgastar mucho, en realidad he publicado cuando tenía algo que decir, publicar por publicar no
estoy de acuerdo. El escritor en este sentido debe de ser coherente, sino caes en el riesgo de hacer el ridículo y yo no estoy dispuesto a ello. Prefiero corregir y repasar bien lo que voy a publicar, incluso pasárselo a amigos que con tiempo te digan de verdad lo que piensan, yo creo que esto lo debería de hacer más escritores, porque a veces se publican cosas que en definitiva no merecen su publicación, el mercado editorial está lleno de libros que no merecen los honores de la imprenta.


P.- Ahora que ya has publicado poesía, ¿leeremos una novela de José Cantabella?

R.-Eso creo que de momento no, tengo un esbozo de novela y cuando me he puesto a trabajar me he aburrido mucho, últimamente las novelas me aburren, leer novela, a no ser que sean muy, muy buenas me crean pereza: entonces cuando encuentro alguna muy buena me pongo y leo, por ejemplo ahora estoy leyendo “La noche de los tiempos” de Muñoz Molina y estoy disfrutando muchísimo, pero porque es una grandísima novela. En la escritura me ocurre lo mismo, siento que ahora no es el momento de escribir novela, más adelante ya veremos lo que ocurre, aunque como te decía, de momento no habrá novela.


P. Esta pregunta la suelo plantear a casi todos los poetas que entrevisto. En el mundo de las prisas, del iPhone, del cambio climático, de la pandemia por H1N1, ¿qué sentido tiene la poesía?

R.-Creo que tiene mucho sentido escribir, y sobre todo leer, escribir incluso puede ser terapéutico, aunque que no es mi caso, pero leer poesía es una de las grandes cosas que puede hacer el ser humano de hoy, siempre entenderemos mejor el mundo después de leer un buen libro de poesía, y esto es una gran realidad. Leer a los clásicos griegos o leer a Shakespeare, o autores del siglo de oro español, la generación del 27 española o la generación del 50. Siempre es una gran aventura leer y por supuesto escribir, aunque a veces pensemos que todo está escrito ya.


P. Escribía Eduardo García que un solo verso feliz puede permanecer durante siglos, mientras toneladas de poemas fallidos se pierden para siempre. ¿No desanima esa realidad al poeta?
R.-Yo creo que siempre hay cosas que decir, el ser humano en sus diferentes épocas siempre ha dicho muchas cosas, ahora en los tiempos que corren también hay cosas que decir, nunca la voz del hombre se callará, la voz del poeta perdurará, de este modo sigamos alzando la voz, escribamos y ya veremos lo que dicen en el futuro de lo que se ha escrito hoy. Sigamos pues escribiendo poemas, relatos, novela, ensayo, teatro y que el tiempo decida.


P.- ¿Crees que es verdad ese dicho de que hay pocas cosas más espantosas que un poeta malo?
R.- La verdad que un poeta malo no hay quien lo lea, es espantoso abrir un libro y leer malos poemas, por eso dije antes que la publicación de un libro hay que pensársela mucho, porque caes en lo peor, que se rían de ti, y hacer el ridículo. Repito que el mercado editorial español está repleto de grandes libros malos, hay muchísimos, y además de grandes editoriales.


P.: ¿La buena literatura está hecha por gente desobediente?
R.- Por su puesto, los grandes autores de la literatura universal han sido gente desobediente, y rebelde que no ha aceptado la realidad tal como es y han inventado otra realidad, a veces mucho mas interesante que la real. Yo personalmente sigo pensando que tengo dudas acerca de lo que escribo, si estuviera convencido que lo que hago es bueno, lo dejaría, siempre tengo la sensación de que un poema se puede mejorar, que un libro de relatos se puede mejorar, todo se puede mejorar, no hay que conformarse con lo hecho, hay que seguir trabajando, la Literatura es una carrera de fondo, de aquí a unos años haremos balance y ya veremos lo que hemos hecho.


P.- Anuradha Roy, la escritora hindú, declaró que escribir es al mismo tiempo un regalo y una opresión. ¿Cómo lo ves?

R.- Como he dicho antes escribir es un privilegio, y yo esto siempre lo he reconocido, dejar plasmado en un papel lo que uno piensa, siente, padece y además eso es un don que mucha gente no tiene. Por eso los buenos escritores son seres muy afortunados, que los dioses le han concedido esa gracia, y que se la sigan concediendo por mucho tiempo.


P.: Haruki Murakami dijo una vez que escribir novela es un reto, escribir cuentos un placer, que es la diferencia entre plantar un bosque o plantar un jardín. ¿Qué es entonces escribir poesía, plantar una maceta?
R.- Escribir poesía es la mezcla de las dos cosas, además yo pienso que escribir poesía sí que está todavía menos al alcance de los autores, escribir buena poesía es una bendición, yo en mi caso me conformo con intentarlo, espero haber escrito algún poema bueno, el resto que lo digan los lectores. Finalmente pienso que jamás nadie escribirá el poema perfecto, ni la novela perfecta...Si así fuera los escritores de poesía abandonarían el intento, el poema perfecto no existe, siempre habrá dudas al respecto, como decía anteriormente


P.- No sólo de letras vive el hombre o la mujer. Pero José Cantabella no se prodiga en Internet. ¿Por qué no tienes página personal, ni bitácora, ni perteneces a ninguna red social?
R.- La verdad es que yo lo veo muy práctico pero a la vez muy aburrido, me cuesta mucho pasarme las horas mirando una pantalla, prefiero ocupar ese tiempo en otras cosas, por ejemplo leyendo, o disfrutando de una conversación con los amigos, haciendo el amor, me parecen más alentadoras y más vivenciales otras actividades.


P.: Y como esta sección se llama Hablando de Libros, y ya sabes que esta es la última pregunta, ¿el futuro del libro en papel sigue teniendo buenos augurios?
R.- El libro no desaparecerá nunca, por mucho que se empeñen algunos, la vigencia del libro en papel es para siempre, nadie acabará con él, ni las máquinas, ni nadie, por mucho que Internet se empeñe, siempre habrán libros en papel, y para un escritor no es lo mismo ver escrito un libro en papel que verlo en forma digital, cambia mucho la cosa.


Como siempre, un placer charlar contigo.
Igualmente y muchas gracias por esta entrevista, y sigo pensando que haces una gran labor periodística en pro de la Literatura y sus alrededores, espero que sigas en ese camino. Gracias Paco Illán Vivas.
Publicar un comentario