viernes, 20 de noviembre de 2009

Hablando de libros con Benjamín Amo



Benjamín Amo, Murcia, 1980, fue denominado con su primera novela como el “arquetipo de hombre inquieto”, y es que pese a su juventud ya ha publicado varios textos. Durante casi cinco años fue un adicto colaborador del mundo de la radio, así como de otros medios como el periódico La Opinión y la revista Enigmas, junto a Iker Jiménez.

Le entrevistamos por su libro “Murcia, leyenda y misterio”.

--------------------------------------------------------------------------


Pregunta.- Murcia, leyenda y misterio, es también una aventura de más de 1000 kilómetros recorriendo la geografía de la Región de Murcia.
Respuesta.- Lo de controlar el kilometraje comenzó como una anécdota al realizar el primer desplazamiento. Recuerdo que fue a Jumilla, al Monasterio de Santa Ana. Desde entonces me propuse cuantificar los kilómetros que recorría en la busqueda de todas estas historias. El resultado, 1000 km. No esta nada mal.


P.- En la leyenda, ¿cuánto hay de tradición?
R.- Mucho me temo que en la leyenda podemos encontrar más de irreal o fantástico que de verídico o verdadero. Sin embargo, toda leyenda tiene un enraizamiento histórico, siempre encontramos vínculos con la realidad del momento del que datan, nombres, fechas, documentos... Lo que ocurre es que la leyenda suele pasar a engrosar algo que podríamos llamar “saber popular”, y donde las historias fluyen de manera oral, produciéndose en la mayoría de los casos alteraciones que, en ocasiones, pueden llegar a sesgar por completo la autentica realidad.
No obstante, no se debe confundir a la leyenda con el cuento, ya que en este último se trata de una fabula que suele tener tan sólo una intención meramente literaria.


P.- Nos dice usted, en la página 27, que su breve antología es tan solo el tímido reflejo del saber popular, un pequeño esbozo de la riqueza cultural que el trasiego de los siglos nos ha regalado.
R.- También podría haber dicho aquello de “no están todos los que son, pero si son todos los que están”.
Lo cierto es que son muchas las historias teñidas de misterio, de leyenda, que preñan la geografía murciana, sin embargo no todas cumplen los parámetros que yo deseaba para este libro. La intención nunca ha sido presentar una obra de investigación sobre misterios, sino más bien mostrar a los murcianos que esta región también es rica en historias veladas, historias de esas que se cuentan de abuelos a nietos, y yo he querido seleccionar las mejores.


P.- ¿Qué otras leyendas o misterios has estado sopesando si incluirlos o no en el libro?
R.- Se quedó en el tintero esa historia que todos hemos oído alguna vez sobre los supuestos túneles que conectan el Cristo de Monteagudo con la Catedral de Murcia. Nunca encontré nada que pudiera “apuntalar” esta historia, sólo rumores.


P.- En su libro no deja de haber una crítica a la especulación inmobiliaria que padecemos en la Región de Murcia, como no se olvida de citar en el apartado referente a la Isla del Barón.
R.- Yo soy murciano, vivo en Murcia, me gusta Murcia. Pero ahora mismo estamos inmersos en un proceso de perdida de identidad. Murcia no es lo que era, pero tampoco es lo que pretende ser. Fruto de ello es una región plagada de hormigón, de urbanizaciones enclavadas fuera de lugar... Un desastre. Ya nos acordaremos de todo esto, pero como siempre tendremos lo que nos merecemos. A fin de cuentas somos nosotros, los ciudadanos, los que votamos.


P.- ¿Ha sentido alguna vez miedo o se ha estremecido mientras le narraban alguno de los misterios o leyendas?
R.- Quizá por lo morboso, la historia sobre el desembarco de un vampiro en Cartagena. Visitar los registros de los cementerios en busca de datos...
Aunque visitar los sótanos del abandonado sanatorio de tuberculosos de Sierra Espuña... Eso pone los “pelos de punta” a cualquiera... Un enorme pasillo, a oscuras, repleto de puertas...


P.- Supongo que no siempre habrá sido todo sencillo, ¿encontró incomprensión o falta de colaboración en algún lugar o alrededor de algún misterio?
R.- La gente se toma estos temas un poco “a guasa”, pero yo creo que es una forma de protegerse, piensan que restando importancia o veracidad a estas historias les crearan menos miedo, pero en realidad todos han escuchado “viejas historias” que interpretan como parte de su saber histórico.
Pero por lo general todo el mundo muestra respeto, a fin de cuentas se trata de historia, una curiosa historia.


P.- Hoy presentas tu nuevo libro, El templo de los sentidos, una novela.
R.- Así es, esta tarde, a partir de las 20,30 horas, el el Hotel 7 Coronas de Murcia, acompañado de nuestra común amiga Lola Gracia. Estoy como “un niño con zapatos nuevos”. Para mí este libro es muy importante, de alguna forma lo siento como el primero pese a ser el tercero.
Editorial Nemira también ha hecho una apuesta importante acompañando al libro de su propia banda sonora, compuesta por el músico murciano García Escudero, además de una magnifica web (
www.eltemplodelossentidos.com). Por si fuera poco, ya he tenido oportunidad de ver las traducciones al holandés e inglés, pero eso sera el próximo año.
El libro en si, es una historia curiosa de como la gente no es lo que dice ser. Esa doble cara que todos podemos tener. El templo de los sentidos no es un lugar físico, es un estado interior que todos podemos alcanzar si dejamos atrás nuestros pudores, supone nuestros instintos más básicos.
Todo el libro transcurre en siete días, el personaje principal vive una vida tediosa, programada, pero se ve envuelto en unas circunstancias, en principio, casuales que le dan acceso a un submundo en el que descubre su verdadera naturaleza. Todos los personajes están unidos por dos nexos: son almas descarriadas y buscan un nuevo sentido a su vida.


P.- Y ha sido reeditada su novela Humo y Estrellas, su opus primun.
R.- Puedo confesar que ha sido todo un placer. Está novela es muy especial para mí, ya no sólo por el hecho de ser mi primera obra publicada, sino también por lo que supuso su creación.
Realice un viaje a Sidi Ifni (Marruecos), sólo quería realizar una entrevista a la última española que todavía residía allí desde que el territorio fuera colonia española, entrevista que publico el periódico La Opinión. Sin embargo, me enamoré de aquel lugar, me marco para siempre. Y fruto de ello fue la novela, donde se narran las vivencias de un joven militar de provincias que va a realizar el servicio militar y se tropieza con una guerra, la de liberación del territorio.


P.- ¿Dónde se encuentra más a gusto Benjamín Amo, en la faceta periodística, investigadora o escritora?
R.- Creo que soy lo suficiente extravagante como para considerarme escritor. Y que conste que durante mucho tiempo reuse a utilizar la palabra “escritor” se me hacía muy grande, y todavía me cuesta. Pero hace algún tiempo me detuve en mi propia vida, mire a mi alrededor y me di cuenta que sólo me dedicaba a escribir, al mundo de los libros. Vi mi sueño cumplido. Y sí, hoy lo puedo decir. Soy escritor, al menos eso dicen.


P.- ¿Cuándo sabe si un texto es bueno o malo?
R.- Sigo sin saberlo. Nunca termino de estar 100% satisfecho de un texto, una vez publicado sigo viendo aspectos de mejora. Supongo que es normal, síntoma de un continuo proceso de maduración. Eso en cuanto a mis propios libros.
Cuando leo a otros autores concedo 20 páginas de “crédito”, si no me convence pasa directamente a mi biblioteca.
También tengo la manía de leer la primera y la última frase de cada libro, es como si entre una y otra hubiera algo cíclico.


P.- Anuradha Roy, la escritora hindú, declaró que escribir es al mismo tiempo un regalo y una opresión. ¿Cómo lo ve usted?
R.- Yo tengo noches en las que no consigo dormir por que no me dejan los personajes, piden paso, reclaman tiempo. Y así uno escribe feliz y convulsivamente, fabricando mundos sobre un papel en blanco. Sin embargo, las épocas, que las hay, en las que “las musas” te abandonan... se pasa mal, pero es cuestión de tiempo volver al trabajo. Soy de los que piensan que lo peor escrito es, precisamente, lo que no esta escrito.


P.- No me resisto a añadir esta reflexión de Francisco Gijón pone en boca de uno de los personajes de su última novela: nadie que es feliz escribe, como tampoco nace el arte de ningún ser pleno.
R.- Estamos muy acostumbrados a ver que los escritores son individuos solitarios, marcados por la infelicidad, con una vida lúgubre... Yo creo que en realidad este trabajo es singular, y como tal los que ejercemos este oficio también lo somos, unos de una forma y otos de otra.
Yo personalmente creo que un buen libro es hijo del silencio y fruto de la soledad.


P.- No sólo de letras vive el hombre. ¿Dónde podemos encontrar a Benjamín Amo en la red? ¿Le dedica mucho tiempo a ella?
R.- Le dedico mucho tiempo. Pero lo hago gustoso. Suelo escribir semanalmente en mi blog, al que se puede acceder desde
www.benjaminamo.es, y recientemente he descubierto Facebook donde suelo compartir pequeños pensamientos y fotografías, otra de mis pasiones.
En realidad la red ha posibilitado que todos podamos estar más interconectados, escritores y lectores también.


P.: Y como esta sección se llama Hablando de Libros, el futuro de los mismos, ¿cómo lo ve el periodista?
R.- El periodista lo ve expectante. Pendiente de como las nuevas tecnologías van a alterar los formatos. El periodista cree que habrá cambios, seguro, aunque es prematuro para valorar las cotas.
El escritor, sin embargo, cree que muchas de las cosas que se dicen sobre cuestiones tales como el ebook están, curiosamente, escritas en papel.


Ha sido un placer descubrir estos misterios y leyendas de nuestra tierra.

1 comentario:

Rudy Spillman dijo...

Joven promesa de nuestra literatura hispanoamericana.
Mis mejores augurios de éxito para Benjamín con su libro, y un fuerte abrazo para ti, Paco.