viernes, 13 de marzo de 2009

Hablando de libros. Jerónimo Tristante y el tesoro de los nazareos


Jerónimo Tristante nació en Murcia en 1969. Estudió ciencias biológicas en su ciudad natal y en la actualidad se dedica a la docencia. En 2001 publicó su primera novela, Crónica de Jufré, seguida por El Rojo en el azul, 2004; El misterio de la casa Aranda, 2007 y El caso de la viuda negra, 2008. Estas dos últimas han sido traducidas al francés, al italiano y, en breve, al polaco.

El tesoro de los nazareos es su más reciente novela y sobre ella hablamos.

--------------------------------------------------------------------------

Pregunta: Le pregunté en nuestra anterior entrevista, hace ahora un año, que dónde se encontraba más cómodo, refiriéndome a la novela histórica, a la novela de misterio. Ahora, que he leído bastante más de usted, mi pregunta es, ¿en qué tiempo se encuentra más cómodo?
La época que más me gusta es, sin duda, el siglo XIX, pero también me agrada ambientar historias en el medievo y en la década de los 30.


P. Por si alguien no lo sabe, ¿qué era La Orden del Templo de Jerusalén?
Pues una orden monástico militar que supuestamente surge para proteger los caminos a Tierra Santa, que estaba constituida en su inicio por una serie de familias de lo más granado de Francia y que alcanzó cotas de poder económico, político y militar como nadie imaginaba que fuera posible. Para mí los templarios fueron la primera multinacional de la historia.


P. Supongo que esta obra ha tenido su necesaria investigación, por eso me atrevo a preguntarle, ¿qué es el Temple para Jerónimo Tristante?
Un proyecto de unas pocas familias que buscaban algo bajo las ruinas del Templo y que al parece hallaron. Aquello los hizo muy ricos y poderosos y murieron de éxito. No creo que hubiera un gran legado mágico o esotérico de la orden pero sí ciertas informaciones que venían desde los egipcios y que suponían una gran ventaja.


P. En un mundo literario donde podemos quedar aplastados por códigos da Vinci con cientos de títulos diferentes, santos griales, templarios, masonería, esoterismo, ese elemento que usted introduce, el de los nazareos es una novedad. ¿Qué son o qué eran?
Los nazareos eran una secta judía que algunos identifican como una escisión de los esenios. Eran gente sencilla, se dejaban el pelo largo, y practicaban una suerte de ascenso hacia la iluminación en la línea de la negación de nuestra envoltura carnal. Cuando la alcanzaban vestían de blanco y se decía que “ habían resucitado”. Juan Bautista lo era y Jesús, también. Luego constituyeron en el embrión de lo que luego fue la Iglesia comandados por el hermano de Jesús, Santiago “ el Justo”.


P. En esta novela incide, más que en otras leyendas, sean blancas o negras, de los templarios, en la gnosis, que enlaza con los nazareos.
Sí, Bernardo de Claraval, el ideólogo real de este “proyecto” aunó conocimientos de los druidas celtas con antiguas enseñanzas judaicas para crear una suerte de camino hacia la iluminación, pero nada mágico sino más en la línea de lo que sería el misticismo clásico. Negar el cuerpo y sus esclavitudes para liberar el alma.


P. No sé si clasificar su obra como novela histórica (podemos apuntar que la editorial, Roca, la califica como de misterio). Aquí usted se ha permitido una enorme libertad. Y cito un ejemplo muy concreto, sin pretender desvelar nada: esos largos viajes que usted señala de los templarios para traer plata.
Hay evidencias que “cantan”: ¿por qué los templarios acumulaban grandes cantidades de plata? El patrón plata se pagaba más caro que el oro, era más escasa. Las pocas minas disponibles eran propiedad de los caballeros teutónicos. Además, ¿por qué tenía el Temple su mejor puerto en la Rochelle, en el Atlántico? Sus rutas más importantes estaban en el Mediterráneo y en cambio construyen un puerto muy fortificado y abierto al Atlántico. Raro, ¿no?


P. ¿Tan rica y poderosa era La Orden del Templo de Jerusalén?
Muchísimo, Felipe “el hermoso”, el rey de Francia acabó con ellos porque era su principal deudor, con eso lo digo todo, Tenían la mejor flota de la cristiandad, eran banqueros, sus encomiendas florecían….legaron a convertirse en una especie de entidad supranacional. Eso era muy peligroso para el rey de Francia.


P. Hay una conversación entre Silvio de Agrigento y Rodrigo Arrigaba que me ha hecho situarme como ninguna otra en el tiempo de la novela: “los curas lo sabemos todo, hijo mío. Tenemos sacerdotes, frailes y monjas situados a lo largo y ancho de este mundo de Dios. Hasta la más remota aldea cuenta con algún servidor de Cristo”. Algo que hoy nadie se atrevería a confesar.
Todos sabemos que la Iglesia Católica, en este mismo país en que vivimos amasó un gran poder e influencia gracias a la confesión, para mí la mayor barbaridad del cuerpo doctrinario de la Iglesia de Roma. Aquello les colocaba en situación ideal para conocer de primera mano la mejor información que uno puede obtener sobre la gente: sus debilidades, y eso es mucho, mucho poder.


P. Sus dos anteriores novelas fueron publicadas por Maeva. ¿Por qué el cambio de editorial? ¿O es algo puntal?
Ahora en abril sacaré una nueva novela policíaca con MAEVA y en un año la nueva entrega de las aventuras de Víctor Ros. Simplemente es que esta novela no coincidía mucho con la línea que llevo en MAEVA y decidieron no hacerla. ROCA se interesó mucho por ella desde el principio y es una excelente editorial también.


P. Ya que hablamos de ellas. Creo que aún se encuentran en plena forma respecto al interés de los lectores por ellas y a las sucesivas ediciones.
Hombre, la cosa no me va mal y tengo ya una parroquia relativamente fiel que saben lo que van a encontrar en mis novelas y eso les gusta. Me esfuerzo por no defraudarles y seguir haciéndoles viajar en el tiempo y vivir aventuras inolvidables.


P. Tengo entendido, además, que su primera novela, Crónica de Jufré, va a ser reeditada. ¿Tendrá novedades esta nueva edición?
Sí, publicaremos el manuscrito original que arranca en la época actual, va al medievo y luego se resuelve aquí, a los lectores les gustará.


P. Jerónimo Tristante es muy activo en los foros, sobre todo en ¡¡Ábrete Libro!!, lleva adelante una bitácora y una página personal. Además, desde hace un tiempo, participa en Mafia Literaria. Cuéntenos, ¿qué es eso de Mafia Literaria?
Un grupo de amigos que un día nos juntamos a comer y alguien dijo, ¿por qué no hacemos un blog? Y lo hicimos. Tengo la suerte de sentirme muy valorado en mi tierra y he hecho grandes amigos entre los escritores murciano (incluido tú) Es agradable tener gente con la que compartir éxitos y sobre todo decepciones. Ëste es un oficio solitario y me gusta poder contar con vosotros.


P. Ha pasado un año, pero no me resisto a preguntarle nuevamente cómo ve el futuro del libro.
Pues lo veo mejor, poco a poco los índices de lectura van subiendo por lo que tenemos que seguir trabajando para crear historias que atraigan a la gente de la calle. No será fácil y es un trabajo a largo plazo pero nunca debemos rendirnos.


Muchas gracias.
El gusto es mío.

1 comentario:

Club de Fans Alejandro Montreal dijo...

Muy bueno tu blog!!
te invito a visitar mi blog
www.fansalejandromontreal.blogspot.com
Vi que te gusta Elvis Presley, este cantante tiene covers de él en castellano, besos!