lunes, 16 de julio de 2007

Alejandro Guardiola comenta La Maldición

Alejandro Guardiola, quien fue finalista del premio Minotauro de fantasía y ciencia ficción, y de quien he tenido el placer de hablaros con anterioridad, casi al principio de este Diario, comenta La Maldición, la primera entrega de La cólera de Nébulos, en su bitácora, La vieja raza:

Terminé de leer La Maldición hace tiempo y lo prometido es deuda y debe cumplirse. Así que, allá voy.

Paco Illán Vivas nos sumerge en un mundo fantástico, a medio camino entre la Grecia clásica, el Midgard de las sagas nórdicas y, por supuesto, los escenarios de las narraciones épicas de Robert E. Howard. Desde el primer instante. se notan las influencias de las historias de Conan, además de ciertos aderezos de la literatura de fantasía y reminiscencias del pulp del propio Howard y de H.P. Lovecraft. El autor nos invita a que descubramos una historia épica, repleta de criaturas fantásticas, pero, por encima de ellos se sitúan Los Eternos, seres todopoderosos, que designan el destino de los mortales.Los protagonistas de la novela son Eleazar nebulida, hijo de Nébulos, y Eostes odenhida, hijo de Odenhas . Celestos es el lugar donde habitan los Eternos, que podría equipararse al Olimpo de los dioses griegos. Zeus sería Nébulos el hijo de Universos que dirige a los dioses con mano firme, conocido por su fuerte carácter y severidad. Eleazar es desterrado de Celestos por desobedecer una orden de Nébulos, perdiendo el joven sus derechos como Eterno. Con Eostes, su mejor amigo y compañero de fatigas, vivirán una serie de aventuras sin fin: asaltos a inexpugnables castillos, tesoros, espadas mágicas... Eostes y Eleazar lucharán con malvados enviados del inframundo, terribles criaturas híbridas. Tendrán que pelear en batallas con pueblos guerreros, se verán mezclados en guerras entre diferentes culturas. Rescatarán a doncellas de las garras de los villanos. El lector disfrutará de nuestros héroes batiéndose el cobre contra seres inmundos y burbujeantes, vampiros, gobernantes déspotas; en una eterna lucha entre el bien y el mal. Por supuesto, habrá lugar para la magia, los adivinos y los nigromantes.

La Maldición, a primera vista, podría parecer una narración similar a las historias de Conan. Nada más lejos de la realidad, el autor crea un mundo rico, lleno de matices, trabajado y creíble. Sí se deja sentir la influencia del estilo de Howard y su famoso personaje bárbaro, a pesar de ello, La Maldición, primera parte de La Cólera de Nébulos, resulta una novela de fantasía épica fresca y original. La sencillez en cuanto al planteamiento de la obra, así como la trepidante acción y las cortas escenas, consiguen que la novela sea una lectura ágil. El lector se queda sin respiración ante el ritmo al que suceden los acontecimientos. La historia se encuentra bien escrita, los personajes son redondos, el argumento, como ya se ha dicho, es sencillo y sin requiebros ni subtramas. Lo que leemos es lo que sucede.

Esperamos con ansia la segunda parte.

Podéis leer el comentario original AQUÍ, y participar, además de conocer las novedades relativas a este escritor.

3 comentarios:

Alex dijo...

¡Menuda impresión verme tan grande!

David me hizo esa foto a traición.

Un saludo y gracias.

Nébulos dijo...

Estimado Alejandro: tú eres grande.

Alex dijo...

Gracias.