martes, 7 de agosto de 2018

Escenas de Versos envenenados, 5




Un rótulo informaba quien era el funcionario que se sentaba a esa mesa: «Inspector Vivas». Se dejó caer en el sillón, que una vez fue ergonómico.

            Los periódicos cayeron pesadamente a la derecha de la mesa, entre una pequeña maceta con un cactus de navidad y un libro, caprichosamente abiertos por la portada de El País, que informaba, a grandes titulares, de un nuevo acuerdo entre España y Marruecos sobre la isla Perejil.
            Se estiró hacia atrás y resopló. Le volvía a doler la espalda
¿Quieres saber más PINCHA?
Publicar un comentario