lunes, 23 de julio de 2018

Escenas de Versos envenenados, 1


Murcia en aquella época del año y a aquellas horas era realmente hermosa, olía a flores, a jazmín, a caléndulas, a geranios, a petunias que esparcían sus últimas oleadas de aromas nocturnos; olía a calles mojadas, a césped recién segado y regado. Olía a limpio, que ya era piropearle a una ciudad atravesada por el río Segura, uno de los más contaminados del continente europeo...
(...)
Conducía abandonando la autovía, bordeando el Jardín del Malecón, hacia la calle Plano San Francisco, y escuchaba una cinta que él mismo se había grabado, una


¿Quieres saber más: PINCHA?
 
Publicar un comentario