sábado, 24 de mayo de 2014

Recitando poemas de Manuel Dato en su homenaje en Cieza


Fue el pasado jueves, 22 de mayo, en el Aula de Cultura de la Fundación Cajamurcia, en Cieza, organizado por el grupo de literatura La Sierpe y el Laúd, de la localidad.

Tuve el honor de leer dos poemas del desaparecido amigo Manuel Dato: El grito y A ser posible.

Acompañé, en esta emotiva lectura de los poetas de Manolo, a Ángel Almela, Mercedes Dato, Lola Olivares, Rafael Salmerón, Aurora Montoya, Antonio Gómez, Isabel Mascuñán, Domingo Méndez, Daniel J. Rodríguez, Pascual López Sánchez, Marisa Pino, Rosa Campos y Antonio Guirao.

Leímos poemas de sus obras:
- Solo y viento. Soledad y silencio, que permanece inédito, es de 1982.
- Máscaras, presagios, gritos y agüeros, inédito, de 1982.
- Textos. Revista La Sierpe y el Laúd nº 5, 1985.
- El futuro es un arma cargada de poesía, inédito, de 1986.
- A dos voces. Revista La Sierpe y el Laúd, nº 9, de 1991.
- Aureo, 1986.
- Aquí y ahora. Ediciones La Sierpe y el Laúd, 2002.
- Last Autumn´s drean, 2009.
- ... y sin embargo sus ojos adumbran, inédito, 2009.

Con el pabellón a rebosar, lleno hasta la bandera, nunca mejor dicho, casi nadie relacionado con la cultura en la localidad quiso quedar al margen de tan emotivo homenaje, y terminado el recital de parte de la obra de Manuel Dato, sorprendiendo a propios y extraños su amplia creación inédita aún (Ángel Almela avanzó que algún día se publicaría toda su obra), pasamos a un concierto lírico.

Personalmente había tenido la oportunidad de escuchar los ensayos de la cantante, mientras esperábamos el inicio del recital, pero cuando salió al escenario, acompañada de Pablo Martínez Pino, fue todo un descubrimiento, algo sublime para dar el colofón idóneo al evento: Patricia Dato Carrillo, la hija de Manolo, nos cantaría algunos fragmentos de obras, entre ellos, el que tanto gustaba a su padre, y que reservó para el final.

- Morgen, de R. Strass;
- Aprés un reve, de G. Faure.
- Nana, de Manuel de Falla.
- Summeertime, de Gershwin; y
- Un bel di vendremo, de G. Puccini.

Este fragmento de Madame Butterfly hizo llorar a más de uno de los asistentes, y otros contuvimos a duras penas las lágrimas. Patricia no pudo contenerlas.

Finalmente, Ángel Almela nos emplazó para el próximo viernes, 30 de mayo, en el Auditorio Aurelio Guirao, para terminar los actos del homenaje a Manuel Dato. Si esta primera entrega tuvo la calidad que ha tenido, ¿qué nos depara el próximo viernes? No podemos perdérnoslo.