domingo, 17 de febrero de 2013

Seis de diciembre

Otro día para la infamia
como pájaros oscuros sin nombre
se arremolinan en los calveros
graznando en una horrenda batahola
exponen sus trofeos, entre gritos y graznidos
y aguardan, aguardan, aguardan
a que llegue la jauría.

Ésta muestra sus insaciables dientes
por entre los que gotean
babas de codicia
su pelaje gris plata refulge
son los amos del calvero
de pronto, inesperadamente,
las oscuras plumas
las plateadas celdas
se transforman,
restallan gritos humanos
mezclados con graznidos y aullidos
y, surgiendo de una pestilente niebla,
más hedionda que miles de pozos negros
allí
los trajes danzan
en un baile versallesco
mostrando sus trofeos:
robos, saqueos, extorsiones,
privatizaciones, exclusiones, injusticias,
corruptelas, salarios descomunales,
prebendas, sobres barcenasianos,
derechos pisados y esperanzas conculcadas.

El calvero ha devenido
en Palacio,
el bosque, en ciudad,
en ella, una Carrera
que lleva nombre de Santo.

Un año más, la jauría,
los oscuros pájaros
se reúnen, celebrando
que saquean a un pueblo
al dictado de extranjeros.

© Francisco Javier Illán Vivas
Poema leído en el primer encuentro
previo de Poetas a Molina©,
San Roque, Molina de Segura, 25 de enero de 2013

1 comentario:

paco kali dijo...

Ni quito ni pongo, cuando todo está
dicho es mejor callar y reflexionar
sobre lo leído. que cuando los
calveros se llenan de inmundicias
es buena practica no salir de la
maleza.
Querido amigo, aunque no te comente
siempre tengo un momento para acudir
a tu página, pues en ella encuentro
siempre eso que tanto echo en falta
algo de cordura, buenas citas y
mejor poesía.
Un fuerte abrazo, y cuidado con los
claros del bosque, son trampas. . .