viernes, 22 de junio de 2012

Árboles

Árboles que unían el verde esmeralda
a su corteza de cofre
donde guardaban sus vidas.
Unidas a deseos y esperanzas
de contemplarlos crecer
desde retoños, como tus hijos,
en la ansiada alborada.


Árboles irradiando vida
desde sus altas atalayas
copas de nidos enamorados
sobrepasando tu vida
de odio y espanto
tanto que enloquecieron
los desgarradores ánimos
y para que no te sobrevivieran
los talastes alienado,
en tu violada atardecida.


Francisco Javier Illán Vivas
Crepusculario
Publicar un comentario