miércoles, 5 de octubre de 2011

Cada vez...

Arrensberg practicó el gusto por su propia ausencia, optando por la invisibilidad social y literaria, que era la única manera de poder estar moralmente autorizado para hablar y escribir mal de todo el mundo. (JJ Armas Marcelo).

No hay comentarios: