viernes, 18 de marzo de 2011

Confesiones de un pirata

Momentos íntimos
en soledad sincera,
el silencio en bandolera,
los recuerdos a racimos.

Me gusta detenerme
con este breve equipaje,
la duda como traje
con ganas de leerme.

Confesiones de un pirata
de mellada espada
en una isla olvidada
donde le apodaban Malapata.


Francisco Javier Illán Vivas
Caprichos
Publicar un comentario