martes, 4 de enero de 2011

Jurar el cargo recibiendo azotes, para no olvidar las promesas

Leo que un alcalde de El Perú recibió tres azotes durante la jura de su cargo, para que no se olvide de cumplir sus promesas electorales y, siento una extraña sensación.

No soy amigo de la violencia, pero si por no olvidar las promesas electorales recibe un político tres azotes, ¿cuántos debería recibir- en reciprocidad (ya sabéis cómo le gusta a él las palabras que terminan en ...idad) un farsante como Zapatero o un atracador de empleados como Valcarcel?

Son falsas moneas y gracias que las penas violentas están abolidas en España, que si no...

Por cierto, esta tarde, otro día para rebelarnos contra los políticos que gobiernan contra su propio pueblo, en Murcia, en la Plaza de la Fuensanta, a las 18 horas.

1 comentario:

Perlita dijo...

¿Así está Murcia? Está claro que los políticos cambiarían si unos azotes bien propinados "con cariño" llegaran en el momento oportuno.
No he podido evitar el reírme...Está bienLos azotes no nos vinieron mal por parte de nuestros padres cuando éramos críos y mira si nos querían y ni un solo trauma, la verdad, al menos por mi parte, que me dieron tres o cuatro, pero a tiempo y los aproveché.
Espero que también les den unos cuantos y no por violencia, ni mucho menos, a los que cobran un sueldo vitalicio por ser mandatario de lo que sea unos cuantos meses. En todos los partidos. Ni uno se escapa.
Un abrazo, Carmen.