domingo, 24 de octubre de 2010

Y al séptimo día descansó: Requien, de Verdi




“un grito a Dios ante la muerte”, según el Papa.

No hay comentarios: