lunes, 2 de agosto de 2010

Destino para los libros malos

Francisco Umbral tenía la costumbre de darle un piscinazo a los libros que no le gustaban- según contó J.J. Armas Marcelo en el ABC Cultural-. Un piscinazo de agua helada, diciendo que les faltaba un hervor.

Los tiraba a la piscina en pleno invierno, como triste destino para los libros malos, pero destino al fin y al cabo.

No hay comentarios: