miércoles, 16 de junio de 2010

¿Que debo 11.842 euros por los desmanes políticos?


El pasado fin de semana aprendí de Vicente García Hernández que hay quien escribe su diario como su propio nombre indica, como diario. Es cierto que esto que estás viendo en pantalla lleva el nombre de Diario Druida, y así lo he intentado utilizar desde hace ya años, pero no como plataforma para contar lo que me ocurría, o se me ocurría- que también- cada día.

No sé cuanto tiempo lo haré, o si volveré a hacerlo, o dejarlo y retomarlo más adelante, pero ahora mismo estoy frente al monitor leyendo mientras escribo lo que deseo destacar de mi día.

Estaba en Huertas Cervantes esperando que terminasen de solucionar una breve avería del vehículo, que ya duraba más de lo que me habían prometido, y me senté, cogiendo uno de los periódicos que habían sobre la mesa de la sala de espera (¿por qué le pusieron ese nombre a una sala donde nadie quiere esperar?). Fui pasando hojas casi sin mirar, hasta detenerme en este enorme titular: Cada español debe 11.842 euros por el agujero del Estado, y subiendo...

¡Vaya!, me dije, además de la hipoteca, del préstamo del coche, del crédito de la tarjeta del mismo nombre, de... Me corresponden 11.842 euros de los desmanes de gente que va a la política para vivir de ella, tirarse unos años de cuento y regresar a la vida normal como ciudadano de primera categoría, liga especial, champions y jubilado de lujo.

He de reconocer que tengo suerte, soy un trabajador que paga a Hacienda un buen pico todos los meses, pero creo que se necesitan nuevas formas, nuevos políticos, nuevas políticas, gente que se presente para la res pública por principios, no por sueldo, cobrando un euro más de su salario anterior. Y, si no quieren, que no se dediquen a ella, nadie los llama. Yo, por lo menos, no he llamado a ninguno.

No sé si existirá algún político o política que se nos presente con ese principio. Si no es así, creo que no me volverán a ver en las urnas. Lo demás son películas, y en 3D y HD, para que el ciudadano de a pie no las pueda ver.

1 comentario:

STB dijo...

Este sentir está cada vez más extendido. Yo también siento que ni nos representan ni trabajan para nosotros (los de ningún color).
Pero yo sí acudiré a las urnas cada vez que nos llamen. Aunque sea para votar en blanco. Que sepan que ninguno merece mi confianza.