domingo, 28 de marzo de 2010

Y al séptimo día descansó

Un buen sacerdote es un tesoro. Y hay muchos de esos tesoros en la Iglesia Católica.

* Torturados unos cristianos por negarse a convertirse al Islam, en Pakistán.

No hay comentarios: