jueves, 11 de febrero de 2010

Por nuestra propia historia, por nuestra memoria

Tengo 51 años y siempre he visto esa estatua ahí, he subido hasta arriba, la he disfrutado, forma parte de mis recuerdos cuando los edificios no impedían verla desde cualquier lugar.

Para mí es como el Cristo Redentor de Río de Janeiro.

Para que los mercaderes no arramblen con todo.

Únete AQUÍ.



2 comentarios:

angel almela dijo...

Paco, no forma parte de mi memoria por mi lejana ciudad, y quizás por eso tengo otra mirada a este monumento. No obstante, si forma parte de la cultura popular, independientemente de su significación religiosa, debería explicarse.
Somos el tiempo

Perlita dijo...

Fuí maestra en ese lugar...
¿Hasta qué punto llegan las ganas de agraviar a un pueblo, a una religión, a sus seguidores a los amantes de la cultura, a unas raíces y a un entorno que envuelve desde su infancia a todos los naturales, no solo de ese pueblo , sino a muchísimos murcianos? ¿Querrán obligarnos a que quitemos las fotos de nuestros hijos y de nosotros mismos cuando hicimos la Primera Comunión porque de fondo aparece un Cristo con las manos abiertas? ¿No tienen otra cosa que hacer? ¿Por qué no dicen de quitar la Media Luna que hay en la gran mezquita musulmana de la M-40 en Madrid? ¡Cuánto odio hay encerrado por ahí!