domingo, 11 de octubre de 2009

Y al séptimo día descansó

¿No siente usted una repulsión casi física cuando le entregan una mano-molusco, una mano-mejillón cocido? (Rubén Castillo, Las grietas del infierno)

No hay comentarios: