miércoles, 11 de marzo de 2009

Vinieron por mí


Posiblemente todos conocéis estos versos:

Primero vinieron a por los judíos y no dije nada,
porque yo no era judío.
Después vinieron a por los comunistas y no dije nada,
porque yo no era comunista.

Más tarde vinieron a por los sindicalistas y no me importó
porque yo no era sindicalista.

También vinieron a por los intelectuales,
pero como yo no era un intelectual, me dio lo mismo.

Luego vinieron a por los católicos, pero no me importó,
porque yo era protestante.

Por último vinieron a por mí.

Entonces sí que reaccioné y grité,
pero ya era demasiado tarde.
No quedaba nadie para decir algo
en mi defensa.

Bertol Brecht / Martin Niemöller

Hoy mis compañeros y yo hemos tenido la grata visita de un representante de CCOO que se ha interesado por ese maldito domo que nos mira las veinticuatro horas del día y que motivó un comentario hace un par de días en este lugar. Ojala me viese en la necesidad de cambiar el final...
Publicar un comentario