viernes, 30 de enero de 2009

Hablando de Libros con Marcelino Menéndez González


Marcelino Menéndez ya es un asiduo de esta sección y de Acantilados de Papel, pero es bueno recordar que nació el 24 de febrero de 1933, en Lugo de Llanera, Asturias. Inició su incursión en la escritura en el 2000. Si en la anterior vez destacábamos que era miembro de varias asociaciones literarias (Poetas y Escritores del Casino de Murcia, Asociación Literaria Las Torres y de Tertuliemos), hoy es presidente de la jovencísima, pues no ha cumplido un año, Asociación de Escritores de la Región de Murcia (AERMU).
------------------------------------------------------------------------

Pregunta: En nuestra primera entrevista, hace ahora ya casi un año, recuerdo que destaqué la avalancha creadora de Marcelino Menéndez. Los acontecimientos de este año, sobre todo por la creación y puesta en marcha de la AERMU, ¿le han quitado tiempo para escribir?
La verdad sea dicha es que no. Si bien el tiempo ha sido necesario distribuirlo de otra forma para que rinda mejor, lo que si ha aumentado son las preocupaciones y la responsabilidad, amen eso sí, de mentalizarme de otra manera. Todo ello acuciado por una imprevista falta de colaboración, por lo cual he tenido que asumir el trabajo que no se desarrolló por este fallo humano. No por ello me quejo sino que me ha dado oportunidad de acercarme a personas que no conocía y que me han atendido de forma elegante y profesional. Además de saber con quien de verdad cuento, cercanos a mi.


P. Quiero centrar esta entrevista en el libro de poemas que se ha comentado hace un par de semanas en Acantilados de Papel, Las páginas gastadas, aunque no puedo tampoco olvidar que durante 2008 presentó otro libro, Mientras tanto.
Las Páginas Gastadas y Mientras tanto, forman parte de esos libros que, como Plectro o Carrusel de Poemas, han permanecido silenciosos en alguno de los cajones de una gaveta, esperando la oportunidad que parecía no llegar nunca, para lograr ser editados. Han surgido de pronto, personas estupendas que han sido capaces de patrocinar sus ediciones y es como el resultado feliz ha sido posible conseguirlo. Menos el libro Plectro que fue prologado y también presentado por ti en el Fnac de Murcia, (lo cual aún no te lo he agradecido bastante por la aceptación y difusión que tuvo), los otros tres libros se presentaron en el Museo Gaya.
Aún queriendo pecar de humildad debo decir que en todas las presentaciones me sentí arropado por mucha gente, a las que también agradezco desde ésta entrevista su gentileza.


P. He de confesar que me sorprende su actividad creativa, y más aún, su interés dar a la imprenta toda esa enorme creación poética. Háblenos de su obra édita, pero no presentada, y de su inédita.
De mi obra aún por publicar hay varios libros todavía. En el mes de Diciembre salió el libro titulado Los ojos del camino, y en éste mes de Enero otro más llamado El amor en el columpio de su vaivén; libros pues ya editados y a los cuales tendré que buscarles sitio para presentarlos. También en Nausicaä se encuentra otro más que se titula Vibraciones y que saldrá en el mes de Febrero entrante. Con la Editora Vitruvio firmé un contrato para sacar al mercado el libro Poemas de Océano, en el mes de Septiembre. Con relación al libro La luz y la sombra en el vértice del Tiempo, lo presenté también en Diciembre a la Editora Tres Culturas, para ver si me lo aprueban para su posible publicación. De este libro envié varios poemas a un Concurso y recibieron el 2º Premio de poesía. Quien me lo otorgó fue la Universidad Carlos III de Madrid, en Marzo de 2008.

Tengo inédito y acabado Destellos y acabo de terminar lo que diría el último que lo titulo Lo que siempre está ahí...

Inéditos total en esa gaveta, están muchos más como Inter-nos, Policromías, Sencillamente Poesía, Soledades y Silencios, Sutilezas, Fantasías, La fragilidad del Cristal, y otros muchos hasta llegar a la cifra de 42.


P. Hablemos de Las páginas gastadas. Treinta y un poemas muy personales.
La verdad es que yo no busco un “estilo” propio de escribir. Tengo los pies sobre la tierra y lo único que pretendo es dar salida a todo aquello que siento que vive dentro de mí, como inquietudes, soledades, emociones, estados de ánimo convulsos, tristezas, ausencias, en fin lo que nos acompaña de reflexiones, percepciones y conciencia. Siendo por supuesto muy importantes los sentimientos y más aún, los profundos e intangibles.


P. Observo en este libro reflexiones, pensamientos, sensaciones, incluso monólogos en los que el autor habla consigo mismo o con un espejo, pero sin traspasarlo.
Yo siempre he exteriorizado lo importante que resulta a veces establecer esos monólogos, que diría nos acompañan siempre; son el yo, el bien y el mal, el que te reprime o alienta, el que en una actitud de duda, te da la decisión (buena o mala) que hay que asumir en momentos cruciales; podríamos llamarlo ¿conciencia? no lo sé, pero esos diálogos existen y encierran en ellos algo que se podría considerar importante que es, que nadie se entera de ellos, sólo tú.

Pues bien, esos monólogos que cuantas veces llegan a vibrar dentro de mí, son parte con lo que trato de acompañarlos de las palabras adecuadas, para expresar su contenido y su razón de existir dentro de mi, y que reflejan como en un espejo esos pensamientos y sensaciones a los que aludes en tu pregunta. Y me asaltan palabras como fuerza, esencia, proyección


P. Hay un poema con una cita de Bonald, “ya que somos el tiempo que nos queda”. ¿Es esa la idea central de un poemario que une tantas emociones diversas?
Estas palabras y lo que significan encierran una profunda realidad; creo que para que tuvieran más sentido te diré que las acompañan lo que escribo antes y es...”en la que los días van gastando el caudal de la vida, aunque sigue siendo el mañana la impaciencia de vivir, ya que somos el tiempo que nos queda, tratando de abrir la puerta del futuro con las llaves gastadas del pasado. Sin embargo no creo que esta sea la idea central, sino una parte importante del sentimiento que quiero dar a lo escrito.


P. ¿Pone límite Marcelino Menéndez a su actividad creativa?
Muchas ocasiones he pensado que debería dejar de escribir y las razones son muchas; pero también pienso y siento que si de esa forma he organizado mi vida los últimos 8 años de la misma,¿que tendría que hacer entonces que me diera la satisfacción que consigo tan sólo escribiendo?. Se que no me conformaría con la lectura, o la música...me haría falta no algo, sino mucho más y llego a conseguirlo plenamente con la escritura a la que no veo en el horizonte su sustituto.


P. Lo he dicho más de una vez, e incluso se lo leí a nuestro común amigo Luis Lisón, que para usted escribir poesía es un privilegio que, además, anhela compartir.
En efecto siento que es un privilegio del que he sido dotado; no quiero decir con ello que mi propósito es sobre salir, sino sentirme en la altura capaz de distinguir las cosas, grandes cosas que no soy capaz de apreciar o distinguir de otra manera. De entre ellas la sencillez, lo simple, lo tierno, lo dulce y también el razonamiento deductivo de la melodía de las palabras, para alcanzar un lenguaje capaz de sensibilizar, emocionar y alcanzar el sentimiento, pleno de magia y esencia.


P. Dígame, en este mundo convulsionado por una guerra que no ceda desde hace miles de años, ¿qué nos enseña la poesía?
Lo contrario a una guerra; todo en la vida tiene diversas interpretaciones, de acuerdo a quien se atreva a hacer determinados juicios y prejuicios; en estas etapas tan lamentables donde se descubre lo que yo diría mucho de lo negativo del ser humano, siempre con la idea de conseguir alcanzar botines de guerra, (territorios, fórmulas científicas de los sabios, y de todos los tipos, y en donde está circunscrita la ambición) la poesía nos enseña lo que en este caso no debería de hacerse, a través de la cultura, del diálogo, de la literatura, y de los aspectos positivos que encierran todos sus significados. Es un “enfrentamiento” entre lo dulce y lo amargo, entre lo sensato y lo absurdo. En fin, habría que cambiar proyectiles por versos y poemas.


P. A principios de 2008 destacábamos el enorme éxito de muchos escritores murcianos durante 2007 (Diego Pedro López, Luis Leante, Marta Zafrilla...) ¿Cómo ha sido “la cosecha”, y permítame esa cariñosa adjetivación, de 2008?
Se por referencia que en 2008 se ha realizado otra vez, el resurgimiento de resultados óptimos y muy aleccionadores de nuevos nombres de escritores, que han conseguido con sus obras, alcanzar el reconocimiento de “muy buenas” y dignas de ser destacadas. Sigue siendo muy prolífera la existencia de excelentes escritores y escritoras y será manifiesta con los resultados en el mes de Abril, del libro Murciano del año. Podría mencionar a vuelo de pájaro a Kati Parra, Lola Mondejar y otros más que merecen estar ahí.


P. Ahora mismo es usted presidente de la Asociación de Escritores de la Región de Murcia y, aunque no es el objeto de esta entrevista, dígame a grandes rasgos qué objetivos mueven la asociación? ¿Por qué debería asociarse un autor o autora que ahora mismo le esté leyendo?
Los objetivos son múltiples y diría que variados. Aquí en Murcia había y sigue habiendo la falta de espíritu de la solidaridad y esto lo sabemos muchos. Uno de los intentos de motivación que hubo al crear esta Asociación, era que todos fuéramos capaces de unirnos para conseguir objetivos que nos ayudaran a obtener oportunidades de vernos realizados como escritores. Sigue habiendo mucha gente que ignora a donde acudir para establecer diálogo y relación con otros escritores, cómo conseguir publicar su primer libro (a bajo costo), cómo existe una Empresa que salvaguarda y cuida de la evolución, venta, etc. de sus libros y un etc.
Así también existen aquellos que se sienten suficientes y que no necesitan de nada ni de nadie y por último aquellos que se creen estar por encima de los demás, y que todo les corresponde a ellos. Respetamos todos y cada uno de ellos y sus actitudes, pero eso no se corresponde con el propósito de esta Asociación que quiere acoger a todos sin distinción alguna. Sólo necesita escribir con seriedad y responsabilidad . No quiero extenderme más.


P. Tengo entendido que este año, la AERMU colaborará con la Asociación Amigos de la Lectura para la organización y entrega del Libro Murciano del Año. Precisamente, en la AERMU, su vicepresidente, ha sido crítico respecto a este galardón, como publicó hace un par de números en la revista Ágora, papeles de arte gramático. ¿Hay cambios previstos o ya se puede adelantar que el premio se lo llevará Un día de cólera, de Pérez Reverte?
Esto es un hecho que se concretará el próximo día 23 de Enero, en la última reunión entre ambas asociaciones. No pretendo rectificar nada de lo publicado por el Vicepresidente de AERMU, ya que por las reuniones que han existido hasta ahora, ha habido varios cambios y los cuales considero todos altamente positivos y entre ellos no se ha suscitado crítica alguna, sino que ha prevalecido en todas una disposición total y una armonía de diálogos absoluta, que ha generado el mejor de los entendimientos. Quiero ser serio y responsable y no existe por ahora ningún libro recibido para concursar. De esta reunión se harán publicas las bases que conlleva este premio y lo que si puedo adelantar y que no afecta creo yo a nadie, es que todo aquel que quiera concursar, podrá hacerlo sin padrino de institución, ni editora, sino por sí mismo; también puedo mencionar que cada año se cambiará el Presidente del mismo y los que lo componen y que los libros podrán enviarse a una dirección que corresponde a la Universidad.


P. Y como esta sección se llama Hablando de libros, el futuro de ellos ¿cómo lo ve el presidente de la ASOCIACION?
Ya en su día respondí a ésta pregunta, pero no tengo inconveniente en rectificar algún concepto de lo dicho en aquella ocasión. Me refiero a que a pesar de todos los aspectos que quieren implantar a través por ejemplo de Internet, el futuro podrá verse afectado de alguna manera, pero los libros nunca pueden dejar de existir y se conservarán como medios imprescindibles de comunicación, enseñanza, adquisición de conocimientos, etc. Es algo cuya existencia necesaria no nos puede faltar. Vaya, es que no se puede concebir siquiera que pudieran llegar a desaparecer.


Muchas gracias.

2 comentarios:

Andres Pons dijo...

Una entrevista muy interesante que me descubre un autor que no conocia y tengo ganas de leeer su obra.

Buena Entrevista.

Francisco Javier Illán Vivas dijo...

Gracias