lunes, 16 de junio de 2008

Palabras franciscojavierianas 6: cuando somos rehenes y, otra vez, las mentiras

Ayer por la mañana escuché unas declaraciones que me llenaron de pena, y de cierta ira, al sentirme prisionero de los caprichos de unos pocos. Las dijo el presidente de una asociación de empresarios de pesca, de pesca en altura, quien manifestaba su satisfacción por que se estaba produciendo un desabastecimiento en los mercados de Galicia, vino a decir, “aquí en Galicia ya no hay pescado” y pronto no lo habrá en muchos lugares de España y de Europa.

Nuevamente me sentí prisionero. Para este personaje lo importante no era reivindicar no sé qué cosa que no nos afecte a los demás. ¿Acaso me bajarán el pescado cuando consigan del gobierno un montón de descuentos? Seguro que no, que en todo caso, repercutirán en los consumidores las pérdidas que ellos mismos se han provocado. Por ese motivo volví a leer el artículo de Victoria Lafora en La Opinión, titulado No son huelguistas, donde nos decía que “un huelguista es un trabajador asalariado que, en protesta por sus condiciones laborales y para presionar a su empleador, cesa en su actividad laboral”. Se refería en él a la huelga de los empresarios del transporte, y fue publicado el jueves 12 de junio.

Más adelante afirmaba, y es aplicable a este paro patronal de pescadores, “los transportistas, esos que desde el lunes ocupan las principales carreteras españolas, amedrentando, amenazando e impidiendo que circulen el resto de los ciudadanos, son patronos actuado de piqueteros. Grandes empresarios, medianos, pequeños, autónomos, pero dueños de sus camiones que se quejan, con razón, de que no pueden afrontar la subida imparable del gasóleo. Pero olvidan que el gasóleo ha subido para TODOS, ¿o creen que el resto de vehículos circula con agua?”.

Y ponía el punto en algo que es lo que pretendieron aquellos y pretenden estos patronos de la pesca: “la ciudadanía... no puede entender el chantaje, la violencia y la ocupación por la fuerza de un espacio público como son las carreteras... No contentos con ese privilegio (de no ser huelguistas, al ser patronos) se arman de destornilladores, navajas, piedras y demás objetos punzantes para convertir SU manifestación en un infierno para el resto de los trabajadores que están sufriendo el encarecimiento del coste de la vida con el mismo rigor y sin jorobar a nadie”.

Personalmente me alegro de que no salgan a “faenar” como le llaman, pues esos días que no arrasan con todo ser viviente en el mar, y la mar agradece cada día que no se la esquilma. Pero que su única visión de futuro, su única intención sea provocar el desabastecimiento de los mercados, dice a las claras cual es la intención de estos patronos metidos a piqueteros.



Y ahora, si me permitís terminar la mención a las noticias leídas, esta es diferente, pero también dice a las claras cómo es de rencoroso el personaje que entrena a ese equipo que se hace llamar selección española y que, está claro, no lo es de muchísimos de nosotros, aunque lo sea de otros muchísimos de vosotros, que todo es respetable.

El artículo apareció publicado en el ABC del pasado sábado, 14 de junio, y lo firmaba Álvaro Benito, ex futbolista y cantante de Pignoise. Vuelve a insistir en la ausencia de un futbolista que ha marcado una época y que, estoy seguro, la seguirá marcando una vez que el vengativo, rencoroso y digno de olvido a la mayor brevedad posible, se marche dentro de unos días. ¡Y ojalá nadie vuelva a sufrir sus vengativas costumbres!

No sé si ese equipo mal llamado selección española llegará a la final de la Eurocopa, que no me molestaría, al contrario, me alegraría, pero por ese motivo es por lo que un profesional (como les gusta llamarse) como Raúl no se merecía esta situación. Dice Álvaro Benito que “nunca me han gustado las opiniones ventajistas y por eso ahora, después de que España ganara de forma brillante su primer partido, aprovecho para decir por qué echo en falta a ciertos jugadores”, dice que siente respeto por su seleccionador (de él, no mío), pero “el caso de Raúl es curioso. Creo que ni Luis esperaba su gran año y que al final no ha hecho suyas las palabras de (sic)llevaré al que mejor esté(sic) (esa ha sido la gran mentira, la gran falsedad del vengativo personaje) Ha marcado muchísimos goles en todas las competiciones, se le ha visto físicamente como hacía tiempo y, bueno, qué contar de sus virtudes. El jugador más inteligente que ha pisado un terreno de juego, se deja el alma en cada partido, tiene olfato de gol, experiencia...”

No es necesario continuar. Ojalá gane la Eurocopa esa, pero este país, no se merece personajes como el presidente de los armadores que cito arriba, ni a esos patronos camioneros que nos han tenido secuestrados y, menos aún, a Luis, que lo pagamos todos con parte de nuestros impuestos.

1 comentario:

Coronelia dijo...

Me gustan estas palabras franciscojavierianas, y estoy contigo en que sólo pretendía tenernos como rehenes.