lunes, 2 de junio de 2008

Palabras franciscojavierianas 5: Las vanguardias, lo inmediato y la selección española de fútbol

Cuando tengo tiempo, y procuro encontrarlo los fines de semana, o el lunes por la tarde, leo los suplementos culturales de los periodicos nacionales y regionales. Aquí incluyo El Cultural de los jueves de El Mundo, la sección del viernes de La Opinión, Ababol de La Verdad, Babelia de El País y ABCD de las artes y las letras, de ABC.

Me sorprende muchas veces las coincidencias de los libros recomendados, observo una enorme unanimidad en las campañas publicitarias de las grandes editoriales para que los, digamos, más importantes críticos literarios siempre, siempre, hablen del mismo libro esa semana. Incluso hay veces en que coinciden los temas a tratar. De esto tuve una interesantísima charla en una extensa epístola digital con Manuel Muñiz Menéndez, del ABC cultural que, ahora, un par de años después se confirma con los hechos.

Ahora os puedo asegurar que voy siendo más exclusivista. Entro a leer lo que me recomienda el autor o autora en quien confio. Ya no leo cualquier cosa, y algunos, a los que tenía en alta estima por sus criterios, ya no me interesan nada. Confieso que busco, por ejemplo, el comentario de Luis Alberto de Cuenca, a ver qué libro, qué tbo, qué comic o qué comenta esa semana. Tengo, además de la amistad y su poesía, muchas cosas en común con sus gustos. Y, hasta la fecha, no me ha defraudado en ninguna de sus recomendaciones o comentarios.

Lamento no poder decir lo mismo de otros. En el suplemento semanal de La Opinión, sobre todo en el apartado de libros, siempre leo en busca de lo que no recoge el comentarista, ese mismo que dirigió la Editora Regional con pie de hierro aplastador. Como lector de literatura, sobre todo de autores murcianos, aún me siento insultado por su comentario de las publicaciones de los murcianos y murcianas durante el año 2007.

Bueno, pues muchos de esos comentaristas nos hablan de fantásticos libros que aparecen. Y, como hoy leía en una entrevista a Gonzalo Suarez y David Trueba en Babelia, aquel decía que "el problema es que hay inflacción. Hay un partido del siglo cada semana. Y la mejor novela de los diez últimos años sale cada dos meses". Es dificil explicarlo mejor.

¿Por qué las vanguardias? También he leído eso en otro artículo, relacionado con esto. Si escribes sobre quienes te han precedido, estas pasado de moda, estás out, creo que dirían. Pero si inventas, si haces algo nuevo, estas en la vanguardia. Pero el problema es que, mañana, sí, mañana, estarás nuevamente out. Y es falso que nadie invente nada, todo está inventado. Todos somos herederos de quienes nos precedieron.

Y, por último, la gran mentira de la selección que quieren hacernosla nuestra. No, por favor. A mí no me van a alcanzar. Esta es la selección de una persona, de una persona vengativa, cuyo único objetivo, a su edad, es quererse a sí mismo, contra todo aquel que le haga sombra. Amenazó a la Federación, al cuerpo técnico, a los periodistas, a las televisiones, a todos los españoles y españolas. ¿Y ahora es nuestro seleccionador? No gracias, señor Luis, retírese, tiene edad para que no nos veamos obligados a verle más. Váyase, señor Luis. Un seleccionador que ha seleccionado teniendo presente la venganza, el odio, el rencor. No, ésta no es mi selección, será la suya.

Por cierto, leed este comentario: No creo que sea la edad, pues sigo vibrando ante cualquier gesta, y mucho menos el desapego, que siempre fui seguidor del equipo nacional antes que de cualquier otro conjunto; tengo para mí que hay algo más de hastío o de hartazgo. De aburrimiento ante tanta vulgaridad, y de empacho por tanta mentira. Pese a todo, sigo sintiendo el pálpito de que algo importante nos va a sobrevenir. Será porque prefiero ver con el corazón antes que con los ojos.

No hay comentarios: