sábado, 21 de junio de 2008

La democratización del talento ha llegado a la literatura a través de internet

Esa es la conclusión de un artículo publicado el pasado día 10 de junio en El Mundo, referente al "boom" de las editoriales bajo demanda en internet, con el título Ellos lo escriben, ellos lo editan y ellos lo venden.


Destaca este artículo que
Lulu.com vende cada día un total de 5.200 títulos, y que se ofrece al autor el 80 % de los beneficios, lejos del 10 % de los derechos de autor. Como ejemplo de autor más destacado que ha subido sus obras a internet, está Alberto Vázquez Figueroa, que ha subido a bubok.com veinte libros de descarga gratuita.




El artículo, firmado por Raquel Quílez, dice que la autogestión funciona en materia literaria. Aunque no siempre es como ella apunta, es decir, huyendo del rechazo de las editoriales, cada vez son más los escritores vocacionales que optan por convertirse en sus propios editores, en sus propios libreros y en sus propios distribuidores. Hay claros ejemplos en Lulu.com, un lugar que conozco mejor que bubok.com. Enrique Timón, el fallecido autor del cual os hablé hace unas entradas, citaba siempre la Plataforma de Escritores Libres. También, me viene ahora mismo a la cabeza, la Ediciones JF2005.

La autora del artículo comenta algunos datos muy a tener en cuenta: Entre 2002 y 2006 las librerías españolas sufrieron un estancamiento en sus ventas. El estudio publicado por la CEGAL (Confederación Española del Gremio de Editores de Libros), pone en evidencia que su resultado varía desde 3,13 % de beneficios de los más grandes hasta las pérdidas del 1,82 % de los pequeños libreros.

Y, claro, no hay que irse a las grandes ciudades para observar que las librerías de toda la vida están desapareciendo. En España hay alrededor de 30.000 puntos de venta de publicaciones, número que desciende cada día, por eso la autora dice que las editoriales se lo piensen mucho a la hora de arriesgar con nuevos autores, tienen que asegurarse de que sus títulos tendrán salida y no servirán sólo para incrementar stock y gastos.

Y es ahí donde entra en juego la impresión bajo demanda, eje sobre el que funcionan los portales citados de lulu.com y bubok.com.

Os reproduzco parte del artículo:

Pionera en esta práctica es Lulu.com, una plataforma de auto publicación en internet que permite al escritor producir su obra y, además, quedarse con el 80% de los beneficios de su venta. El procedimiento es sencillo: el autor da forma al libro y lo sube a este portal. Una herramienta le ayuda a calcular cuánto le va a costar la impresión, según el número de páginas, la encuadernación, etc., y, con ese dato, él mismo fija el precio de la obra en función del margen de beneficios que desee.


Lulu funciona también como librería, al estilo de
Amazon, ya que el catálogo de libros puede comprarse en todo el mundo a través de la red. Además, se le da al autor su propio número ISBN con el que puede distribuir sus obras a través de más de 60.000 tiendas minoristas.

Nacho Corredor es uno de sus usuarios. Tiene 18 años y ha publicado un libro sobre el último proceso de negociación con ETA, que incluye entrevistas a políticos como Iñaki Anasagasti y Eduardo Medina. Era parte de su trabajo de acceso a la universidad y se ha convertido en un título con cobertura mediática -Medina y Anasagasti le ayudan en la presentación-. "
Nunca tuve pretensión de publicar, pero así no necesitas inversión ni contactar con las editoriales y tienes el control absoluto", cuenta. Se animó a lanzarlo y ahora presume de haber tenido 800 adquisiciones. Su precio, 12 euros.

Las cifrass de Lulu.com avalan esta práctica: el contenido creado en esta plataforma supera los 1.635.000 títulos -se suben cosas nuevas cada 2,5 minutos- y se venden a diario 5.200 títulos -en 2007 ascendieron a 1.900.000-. La web tiene dos millones de usuarios únicos al mes y sólo en España están registrados 74.387. Sus responsables no dan cifras de facturación -"
los ingresos forman parte de los datos personales de los autores"-, pero sí precisan que los ingresos aumentaron en 2007 un 86% respecto al ejercicio anterior.

El modelo -que también practican plataformas como Blurb y CreateSpace- acaba de ser importando a España por Ángel María Herrera, ingeniero y consultor que ha puesto en marcha Bubok, una 'start up' que practica la impresión bajo demanda. La fórmula permite que no tengas que ser un escritor de renombre para comercializar tu trabajo, pero hay muchos profesionales que también han decidido experimentar con ella como complemento a los cauces tradicionales.

Uno de los más entusiastas es Alberto Vázquez Figueroa, que ha subido a Bubok nada menos que 20 libros de descarga gratuita -ya en 2007 publicó su novela
'Por mil millones de dólares' simultáneamente en internet y en papel-.

El funcionamiento de Bubok es el mismo que el de Lulu. No hacen falta grandes tiradas para que un libro sea rentable. Se imprime bajo demanda y el autor recibe el 80% de los beneficios del precio que él mismo pone -lejos del 10% del precio de venta del libro que corresponde por derechos de autor-. Además, se ofrecen servicios añadidos como que las editoriales pongan online sus fondos descatalogados para producirlos de uno en uno.

Bubok nació en abril de 2008 y ya cuenta con 3.000 miembros y 700 obras.
Santyago Moro es otro de los escritores que se autoeditan. Desde 2005 ha publicado en lulu.com siete novelas, con un precio que ronda los 16 euros. "
Siempre me ha gustado escribir. Así se da una oportunidad a quien quiera darse a conocer y también a aquellos que escriben y quieren tenerlo todo organizado en papel. Esto ayuda, pero luego tú tienes que moverte", explica.

Como ya ocurrió con la música, donde sitios como MySpace se han convertido en plataforma de lanzamiento de multitud de artistas, la democratización del talento ha llegado a la literatura a través de internet.

4 comentarios:

Javi dijo...

Bueno, pues me voy a dar un paseíto por bubook. Hasta luego

Francisco Javier Illán Vivas dijo...

El que tú, Javi, uno de los asiduos de Lulu se pasee por bubok será una sorpresa, pero, como en todo esto de la democratización del talento, hay que mirar y conocer.

Nos leemos amigo Javi

Marco Di Calderon dijo...

Gracias por la información, de hecho estaba pensando publicar en Bubook, pero tendía la duda, de que tan confiable es.

Francisco Javier Illán Vivas dijo...

Hola, Marco.

Pues qué quieres que te diga, desde que escribí esta entrada, ha pasado más de un año, y ahora te diría que te acerques a Publidisa, que veas precios, presupuestos y demás, y creo que te sorprenderá.

Saludos.