lunes, 28 de abril de 2008

José Ángel Muriel comenta La Maldición (y 4)


Hace ya tiempo que el escritor sevillano colgó el comentario en su bitácora, pero por uno u otro motivo he ido dejando el enlace para más adelante. Y ya no puede postergarse más.

Permitidme adelantar un fragmento del extenso comentario que escribe:

Paco nos descubre otra cosa: la sencillez con que se puede narrar una crónica épica, la inteligencia con la que se puede emplear cualquier vocablo sin ser coloquial. También hace comprender al lector que no hacen falta mil páginas para contar una historia que esté bien contada. Consigue introducir al lector en la acción más intensa con apenas tres o cuatro párrafos. Personalmente, encuentro muy adecuada la extensión de los pasajes más dinámicos, pues no hace falta prolongarlos para narrar lo que ocurre (aunque podría hacerse), sino todo lo contrario, y eso es lo que hace el autor, que no quiere agotar a sus lectores con una sucesión de descripciones innecesarias. En efecto, el libro podría tener el doble de páginas, pero no se leería con el mismo placer.

El libro comienza, en su segunda edición, con una introducción de Juan Espallardo que resulta muy interesante por la descripción que hace de algunas facetas de los escritores en general, por lo que cuenta acerca de las intenciones de quienes escribimos y la definición que hace de la fantasía (la literatura fantástica). Me pareció una presentación muy acertada, pues, además, resalta las virtudes más destacables de Paco Illán Vivas, entre ellas su altruismo al dedicar voluntariamente parte de su tiempo para difundir la obra de otros escritores a los que va conociendo. Es algo de lo que me voy dando cuenta poco a poco, como si el esfuerzo de Paco fuera tan inmenso que resulta difícil de abordar a primera vista. Y me estoy dando cuenta incluso en mis propias carnes, pues ha dedicado algunas de sus observaciones a lo que escribo o a mi carrera literaria, tan halagadoras que me sonroja, lo admito.

Luego sigue un prólogo breve e impactante, la antesala de una sucesión de aventuras vividas por los dos protagonistas en su recorrido por las tierras malditas. La aparición de talismanes y armas mágicas, como la espada Dragonia, nos recuerdan las leyendas artúricas o, en el otro extremo, algunos elementos de los juegos de rol o antiguos videojuegos casi olvidados.

Os invito a leer el resto AQUÍ.

2 comentarios:

Alvaro Peña dijo...

Hola amigo he visto tu sección de esta semana y sólo tengo dos palabras para decirte: MUCHÍSIMAS GRACIAS, eres un gran amigo, he visto una cosa que me ha encantado y quería comentartelo, hacer la colera en comic... que buena idea... a lo mejor alguna vez se pedría materializar dicha idea. Es cuestión de madurarlo.

Francisco Javier Illán Vivas dijo...

Hola, Álvaro.
Gracias por tus palabras. Me alegra que la idea te guste, yo la tuve cuando leí las contestaciones que colgaban de tu bitácora sobre una u otra portada.
Como dices, es cuestión de madurarlo.