martes, 11 de marzo de 2008

Una carta de París


Después de un día intensísimo de trabajo, de que algunas cosas no saliesen bien, de soportar a los jefes pertinentes, mi buen amigo Jesús Pons me entregó esta carta de París.

Y el día, viernes, cambió radicamente.
Publicar un comentario